Identifícate o regístrate.

La Puerta de Ishtar

Para hablar del juego de rol La Puerta de Ishtar

RSS feed

Apreciación y Relato: Los ojos abiertos.

Rubio Nogueira
  2-04-2013, 1:31p.m.

Bună!

Me llaman Rubio, y soy nuevo en el foro (Cosa no difícil de dilucidar). Compré La Puerta de Ishtar la semana pasada en Quimera y la verdad que estoy encantado. Por desgracia ahora estoy muy lejos de España y lo de dirigir en inglés aún no lo tengo lo suficientemente dominado como para dirigir un setting fantástico, así que tendré que esperar para llevar alguna aventura en Kishar.

Cuando lo haya hecho postearé mis conclusiones sin duda.

Sin embargo, repito, es un gran libro. Vale hasta el último euro.

La imaginación no me deja de funcionar aunque no pueda dirigir, sin embargo, y he hilado un pequeño relato corto en diez minutos. Espero que os guste. Si no os parece oportuno colgarlo en el foro sois libres de eliminarlo, por supuesto.

Ahí va, espero que os guste:

Los Ojos Abiertos

Estaba acorralada. De espalda a la pared, alzaba las manos frente a ella con gesto conciliador y terror en la mirada. Había sido guapa tiempo atrás, de piel oscura, nariz pequeña y joven y ojos inocentes. La hoja le había deformado el rostro hacía ya algunos años.

―¡Abre los ojos, Shilasu! ―Gritaba, las lágrimas cayendo de sus mejillas color ébano―. ¡Eres una cosa para ella, un jarro, una bestia de trabajo!

Permaneció impasible, encumbrándose sobre aquella pequeña e insignificante mushkenu, quieto como una estatua. Su inmovilidad era engañosa, sin embargo. Bajo su piel ardía el fuego de la ira, cada vez más y más potente.

―Escúchame, Shilasu. ¡Ahí fuera tras los muros hay planicies y valles y bosques y mares! Hay un mundo entero más allá de todo esto. Imagina caminar todos esos caminos y vivir de la tierra, decidiendo cuándo comer, cuándo dormir, cuándo caminar y cuándo parar ―Se acercó a él, tocando su brazo―. Todo eso está fuera de nuestro alcance, Shilasu, mientras seamos cosas. Mientras seamos de ella. Nos utiliza, Shilasu, no nos quiere bien, no…

Mentiras. Su ama era buena, y le quería. Simplemente la golpeó con el puño hasta que dejó de moverse.

Su ama se había mostrado consternada. ¿Cómo era posible que una de sus mejores esclavas tuviera aquellos pensamientos acerca de ella? Ella, que siempre trataba bien a todos los seres de su propiedad, y nunca pedía más de lo razonable. Era cierto que su prima cortó a la esclava presa de la envidia, pero ella la cuidó y su padre pagó su tratamiento y su recuperación. Ya no pudo servir más como concubina de sus amigos y parientes, pero tuvo una buena vida a su servicio.

Shilasu no sabía qué responder. Sólo abrazó a su ama cuando ésta se puso a temblar, presa de la conmoción. La pequeña awilu, apenas algo más que una niña, se enterró entre sus brazos, agarrándose a su pelaje.

―¿Y si me hubiera hecho daño, Shilasu? ―Alzó la cabeza entre sollozos.

―Esas cosas no ocurren.

La sentencia de su guardaespaldas pareció calmarla y tras unos minutos acariciando sus sedosos cabellos le sonrió, volvió a abrazarle y le dio un beso en la mejilla.

―¡Gracias, Shil! ¡Te quiero! ¡Buenas noches!

Se dirigió a sus aposentos a descansar. Shilasu se sentó frente a la puerta, con su gigantesca espada entre ambas manos. Una larga noche esperaba.

Dos años habían pasado desde aquella noche. Dos largos años, y su protegida ya no era tan pequeña ni tan inocente como lo fue entonces. Shilasu la vigilaba con sus penetrantes ojos negros mientras ella evolucionaba entre los invitados a la celebración de su decimonoveno cumpleaños. Bebían vino, intercambiaban educadas cortesías y no tan educadas chanzas, comían buena comida y daban órdenes a buenos esclavos. Disfrutaban de su vida y de su posición, en definitiva. Varias señoras jóvenes se acercaban a él y le contemplaban riendo con curiosidad, observando sus poderosos músculos y su enorme sexo. Estaba completamente desnudo salvo por el arnés del que colgaba su escudo y su espada, ambos el doble de grandes de los que hubiera usado cualquier mushkenu.

Sólo apartaba sus ojos de su ama durante algunos segundos para otear el horizonte. A su derecha se abría un amplio balcón desde el que se podía observar gran parte de la ciudad, e incluso los terrenos más allá de las murallas. Sólo había estado fuera media docena de veces, y siempre acompañando a su ama. Iba a amanecer.

Una risa especialmente estruendosa le devolvió a la realidad, y buscó rápidamente a su protegida entre la multitud. Era evidente que estaba ebria, y tres apuestos galanes le dedicaban sus atenciones. Por encima del hombro de uno de ellos ella captó su mirada, sonriéndole y guiñándole un ojo. Ella le quería.

De nuevo volvió a mirar hacia el cielo nocturno. Los primeros rayos de Shamash empezaban a asomar. A lo lejos se veían las montañas y el imponente cauce del Buranum, dador de vida. Su mirada se perdió en el vacío. Allí estaba el mundo. Aquél amanecer era capaz de romper el corazón de piedra del más perverso de los brujos. Planicies, valles, bosques y mares, eso dijo la pequeña mushkenu.

La vista le resultó insoportablemente bella y volvió la vista al interior de la torre, clavando sus ojos negros en ella. Ella le quería. Notaba una horrible sensación en la boca del estómago. Era miedo. Tenía los ojos abiertos.

Larevedere!

115779755718442411741 Permalink
Rodrigo García Carmona
  3-04-2013, 7:54p.m.

Hola Rubio,

Muchas gracias por tus palabra y el relato. ¿Por qué lo iba a quitar del foro? Precisamente este tipo de cosas son las que me encanta ver. ;)

La verdad es que el relato está bastante bien. Una pena que no puedas jugar (de momento), pero me alegra que el libro esté estimulando tu imaginación.

Por cierto, también me alegra que hayas comprado el juego en Quimera, ya que es un sitio que me cae muy bien. ;)

106193608556840977759 Permalink
Alex
  4-04-2013, 5:02p.m.

Rubio, yo también estoy lejos de España, y he dirigido un par de partidas (incluyendo la del libro). ¿Te has planteado intentar algo vía internet? Yo me apuntaría, y puede que consiga uno o dos jugadores más de los que me he dejado atrás :)

108160037584439231661 Permalink
Rubio Nogueira
  5-04-2013, 10:18a.m.

¿Por internet cómo? ¿Via foro o por Skype?

Sólo he jugado una partida por Skype (Y como PJ, que hacía años que sólo hacía dirigir) y la verdad que funcionaba bastante bien. Y más con los 100Mb de velocidad que tenemos en Rumanía por cuatro duros.

115779755718442411741 Permalink
curino
  24-05-2015, 5:43a.m.

en españa se esta extendiendo jugar por hangount , te dejo el enlace a una comunida muy activa https://plus.google.com/u/0/

101392652504858381363 Permalink

Por Rodrigo García Carmona y Diego Menéndez Carrasco, basado en fofou (Forums For You, creado por Krzysztof Kowalczyk)